domingo, 21 de diciembre de 2014

Sedum rubrotinctum_1_CRASSULACEAE







Experiencia 1_En terraza soleada se convierte en una planta espectacular, especialmente si se cultiva en freseros. No obstante, su cultivo presenta problemas debido a que es planta de crecimiento rápido y que acaba consumiendo pronto el sustrato; degenera el color, pierde hojas y con el tiempo desaparece. Si uno puede cambiarle el sustrato con frecuencia será una planta ideal para terrazas soleadas ya que es recibiendo sol como adquiere sus magníficos colores rojizos. Otro problema es que pierde muchas hojas con el roce contra ella o al manipularla pero esto no tiene importancia si no es algo frecuente (los perros las pueden destrozar). Enraiza con facilidad incluso clavándola en el sustrato recién cortada si se hace en estación cálida. No acusa estrés por calor y agua como otros de sus congéneres. Soportó bien la poda para mantener la forma de la mata ya que rebrota muy fácilmente de la parte baja de los tallos, lo que la hace rejuvenecer cuando se la abona. En lugares poco soleados y en invierno puede perder la tonalidad rojiza. Tiene la desventaja de que dado su hábito de crecimiento no rastreo-tapizante permite la proliferación de malas hierbas que si no se retiran con rapidez acaban con la planta o se tiene que desenterrar totalmente de la maceta para eliminar del todo la mala hierba>
Experiencia 2_Cultivada en exterior y en grupos numerosos, las plantas crecieron muy bien pero se debe tener cuidado de que si se juntan mucho se etiolan y la mata pierde la forma globosa habitual y después tarda mucho en recuperarla aunque se las separe. Otro problema es que la insolación junto con riego puede hacer que pierdan las hojas por estrés de hidrocalor. Se regaron siempre de noche o a otra shoras en los días nubosos. Agradece sutrato que drene sin problemas. Otro cuidado que se debe tener es evitar abonado excesivo que pueden alterar la forma de la planta y su tonalidad, también se debe evitar la etiolación de las plantas por que la mata pierde su forma y se alargan excesivamente los entrenudos y degenera. Cría bien a partir de esquejes y de hojas. La lluvia extrema y continuada puede resultar fatal para esta planta, provocándole la defoliación prácticamente total, tardando luego mucho tiempo en recuperase si es que sobrevive. En sitios resguardados, soleados y libre de malas hierbas y de heladas soporta mejor el paso del invierno. No es capaz de competir con las malas hierbas si se planta en suelo húmedo. Falla también cuando se planta en rocallas que se cubren de malas hierbas de gran tamaño